Parque Pedro del Rio
promocional

Historia



    • Don Pedro del Río Zañartu nace en Concepción el 1º de agosto de 1840, hijo de don Pedro José del Río y Cruz (1787-1862) y de doña Francisca Zañartu y Trujillo (1817-1889). Cursa sus primeros estudios en Valparaíso, donde recibe una educación fundamentalmente mercantil, base de su siempre inquieto espíritu empresarial.

      Uno de los rasgos destacables de don Pedro es su progresismo. Siempre fomentó la importación de nuevas especies como las vacas holandesas y nuevos cultivos como té, algodón y, con especial énfasis, la remolacha azucarera. Don Pedro del Río Zañartu, incursionó siempre con gran tesón en empresas, siendo capitán del Batallón Cívico de Concepción, socio fundador del Club Concepción y del Banco Concepción. Voluntario para vivir vertiginosamente, Benjamín Vicuña Mackena escribía de Don Pedro: “Si sembraba trigo, no debía de ser en un potrero sino en una comarca; si criaba animales era para marcar en cada primavera millares de terneros; si instalaba una lechería en el campo pastoso de Hualpén era para exportar mantequilla por toneladas en el extranjero”.

      Importante son también sus planteamientos ecologistas es así como propone, adelantándose a su época, la creación de parques o reservas nacionales. Otro aspecto que marcó siempre su carácter fue su filantropía y preocupación por los más desposeídos, prueba de ello dona a la sociedad de Fleteros “Pedro del Río Zañartu” un sitio para la construcción de su sede social. Al mismo tiempo, vendió en ventajosas condiciones a la Sociedad Cooperativa de Habitaciones para Obreros un terreno en la que se emplazaría una población, al que en 1914 se le suman los terrenos vendidos a la Comunidad Obrera de Habitaciones “Pedro del Río Zañartu”. Todo lo cual tomó posteriormente la forma de barrio denominado “Pedro del Río Zañartu”, ubicado en la ribera del río Bío Bío. En favor del desarrollo de los estudiantes de la zona, solía invitarlos en grupos numerosos, a quienes agasajaba y ofrecía actividades deportivas y culturales. Hizo además importantes aportes en favor de la naciente Universidad penquista, donando al Comité Pro Universidad y al Hospital Clínico Regional alrededor de 10 mil pesos.

      Sin duda, muchos fueron los elementos que se fundieron en el espíritu de don Pedro para inspirarle su mayor y más importante legado como es el Parque Pedro del Río Zañartu. A la necesidad de trascendencia y el conocimiento de naciones más adelantadas, se sumó la trágica pérdida de su familia. En febrero de 1880, producto de la difteria, muere su esposa Ana Rosa y sus dos hijos. Fue justamente aquella honda pena la que lo impulsó a buscar consuelo en interminables viajes alrededor del mundo, gracias a los cuales se fue configurando lo que él orgullosamente llamaba “Su Museo”, todo lo cual fue legado por Don Pedro del Río Zañartu a la ciudad de Concepción el 8 de noviembre de 1917, constituyendo hoy una importante reserva natural e histórica que revive día a día aquel glorioso pasado penquista.

      Don Pedro del Río realizó entre 1880 y 1913 un total de 4 viajes por Africa, Asia, América y Europa, durante los cuales nunca perdió contacto con su tierra. Es así como va consignando diariamente sus impresiones, las que reúne en forma de “Carta Familiares”, las que luego enviaba a Concepción donde eran recogidas y publicadas por la “Revista del Sur” a partir de la primera fecha el 19 de julio de 1880. Dada la buena acogida, en 1883, imprime en los Talleres de la Imprenta Cervantes de Santiago su libro “Viajes en torno al mundo por un chileno”, escrito a través del cual es posible revivir la cambiante realidad de los países que él visitó y, por supuesto, de nuestro país. Su inquieto espíritu lo impulsa a adquirir en cada lugar algún recuerdo como diarios, menús e infinidad de objetos que fueron configurando lo que él denominó “Su Museo”, que se complacía en mostrar a sus amigos y visitas.